Dimecres, 20 de novembre del 2019

Actualitzada Dimecres, 20 de novembre del 2019 a les 10:35:37 hores

Edició Digital en valencià | Directora: Mamen Casabán | Conctacte: 687 284 697 Versió impresa
REDACCIÓ
Dimarts, 12 de Març del 2019

COLUMNA GRUPO ACE

NO VENDEMOS CASAS

Los compradores necesitan datos, tener la posibilidad de pasarse a ver la zona y el edificio, contar un buen dossier gráfico con planos para poder valorar sus posibilidades, y si todo encaja, concertar una cita

Los inmobiliarios no vendemos casas. Son los propietarios los que venden y los compradores los que compran. A las personas no les gusta que les vendan, les gusta comprar lo que será su futuro hogar o la inversión de su vida. Los compradores nos encuentran. Nuestro trabajo no consiste en enseñar casas, de hecho, tanto los propietarios vendedores como los inmobiliarios, sobramos en el momento de la visita. Ojalá, por un momento, pudiéramos desaparecer de la escena en un “chas” porque en ese punto en concreto estorbamos.

 

Los compradores deberían entrar por la puerta de una propiedad con toda la información que se les ha ofrecido con total transparencia. Una propiedad que salga al mercado con una completa información tendrá ventaja sobre las demás, aportará confianza y no les hará perder el tiempo. Vienen ilusionados y visitan porque consideran esa casa como una firme candidata a convertirse en el escenario de sus vidas.

 

Hay una gran labor previa que realizar de orden, conocimientos, marketing, herramientas y equipos puestos al servicio del vendedor. Con información se consigue crear el clima de confianza necesario para que un posible comprador se decida a convertirse en el nuevo propietario.

 

Parece fácil ¿verdad? Pero, ¿quién no se ha encontrado alguna vez visitando una casa que está situada en una zona que no le gusta, con dos dormitorios cuando lo que necesita son? Una cita a ciegas en toda regla. ¿Qué falla? Falla la relación entre el inmobiliario y el vendedor, falla la confianza.

 

Los compradores necesitan datos, tener la posibilidad de pasarse a ver la zona y el edificio, contar un buen dossier gráfico con planos para poder valorar sus posibilidades, y si todo encaja, concertar una cita. Deben visitar con tranquilidad  y con libertad sin que nadie les intente convencer de lo que es obvio. Y después, y solo después, debe reaparecer en escena  la persona que les facilite las garantías necesarias por medio de documentos (nota simple, gastos de comunidad, IBI), les oriente sobre los costes que van  a tener con la compra o las posibles bonificaciones a las que pueden acogerse y les acompañe en el proceso de negociación hasta conseguir cerrar el trato, lograr LA COMPRA.    

Comentari

Comentar esta noticia

Normes de participació

Aquesta és l'opinió dels lectors, no la d'aquest mitjà.

Aquesta és l'opinió dels lectors, no la d'aquest mitjà.

La participació implica que ha llegit i accepta les Normes de Participació i Política de Privadesa

Normes de Participació

Política de privacitat

Per seguretat guardem la teua IP
35.172.195.49

Encara no hi ha comentaris

Amb el teu compte registrat
Vaig oblidar la meua contrasenya

Escriu el teu correu i t'enviarem un enllaç perquè escrigues una nova contrasenya.