Lunes, 08 de Agosto de 2022

Actualizada Lunes, 08 de Agosto de 2022 a las 12:08:28 horas

Edición digital en castellano | Directora: Mamen Casabán I Contacte: 687 284 697 | . Versión impresa
REDACCIÓN
Jueves, 12 de Noviembre de 2020
EDICION 358

Vacuna esperanzadora, y preparados para la Navidad

Después de tantas malas noticias, con tasas de contagio superiores a 300, por fin podemos contar una buena noticia. El anuncio de la farmacéutica Pfizer sobre la efectividad de la vacuna abre la puerta a la vuelta a la normalidad en un tiempo cercano. No será de forma inmediata pero sí progresivamente a partir de enero de 2021. Si los calendarios de vacunación se mantienen, podría estar vacunada la población vulnerable antes del verano, lo que abre la posibilidad a menos restricciones para la actividad económica y para las actividades sociales en nuestra ciudad. 
 
El anuncio tiene mucha importancia, tanto por lo que significa, como por la fecha en la que se produce, ya que es el momento en el que se realizan la mayor parte de presupuestos. En el caso de Torrent, este presupuesto también podrá tener en cuenta una recuperación progresiva de la actividad. De momento, el concejal de Hacienda ha adelantado que el presupuesto será sensiblemente menor, con una merma de ingresos por reducción de ingresos de 800.000 euros. 
 
Tener la certidumbre de que se puede volver a la normalidad anterior permitirá programar y mantener la actividad de muchas actividades conforme a un horizonte de unos pocos meses. Es el caso por ejemplo de fiestas como las Fallas, que pueden incluso barajar si aplazan la semana de fiestas o acaban por celebrarlas con menos limitaciones. Lo mimo le pasa a la Semana Santa y a las fiestas de Moros y Cristianos. Quizá esta cuenta con más tiempo para poder vivir este verano unas fiestas más normales, aunque no del todo, dependiendo de la inmunidad de grupo que pueda aportar el porcentaje de personas que se puedan vacunar con la nueva vacuna, y que en el caso de Torrent podría llegar a ser del 20% para el verano si hacemos caso a los primeros anuncios de Sanidad. Lo que parece claro es que la normalidad total no llegará hasta el año 2022, pero por lo menos sabemos que llegará.
 
Asolo dos semanas para que comience el calendario de adviento y citas señaladas, la ciudad comienza a prepararse para la Navidad. Este año todos sabemos que va a ser muy diferente, pero debemos intentar que cambie lo menos posible. Aunque no haya actos organizados en la calle como el encendido de luces, las luces deben estar encendidas. El debate entre gastar ese dinero en ayudar a los que más lo necesitan e iluminar la ciudad, es un debate innecesario por el momento. La situación económica municipal permite poder ayudar a las personas que más lo necesitan, y también ayudar al comercio local, que este año más que nunca necesitan que haya gente comprando en los comercios. La ampliación de la iluminación navideña no es un gasto, sino una inversión para evitar que los torrentinos hagamos nuestras compras en centros comerciales, que por cierto, iluminan sus entradas por algo. La atracción por las luces de Navidad, por aumentar el gasto en estas fechas debe activar una economía que sin consumo puede generar cierres y despidos. 
 
Estas van a ser una navidades diferentes, y seguramente más tristes. Faltarán muchos a la mesa, y otros no podremos reunirnos, quizá por redes sociales, pero lo importante es que la Navidad se celebre, especialmente por los niños. Por ello, aunque no se puedan celebrar todos los actos que se hacían otros años, aunque no haya cabalgata, tenemos que reinventarnos para que los más pequeños de la ciudad noten lo menos posible los efectos del coronavirus. Ellos que lo han pasado tan mal durante el confinamiento, y ahora con las mascarillas en los colegios, nos han enseñado que todo se puede hacer con medidas de seguridad. Por ello, un acto en el que puedan ver a los Reyes Magos, o a Papá Noel son tan importantes, igual que ningún niño se quede sin regalos este año por motivos económicos. 
 
Para que todo esto sea posible, debemos seguir siendo responsables, intentando cumplir a rajatabla todas las indicaciones de Salud Pública, para que esta tasa de contagio de 300 baje por debajo de 50 lo antes posible. Va a ser difícil vivir unas Navidades normales, pero no es imposible. Si utilizamos mascarillas, especialmente en espacios cerrados, si ventilamos, y si no bajamos la guardia con nuestra familia y amigos, podemos conseguir que lo que parece imposible, sea posible por Navidad. 
Comentarios
Comentar esta noticia

Normas de participación

Esta es la opinión de los lectores, no la de este medio.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.

La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad

Normas de Participación

Política de privacidad

Por seguridad guardamos tu IP
44.210.21.70

Todavía no hay comentarios

Con tu cuenta registrada

Escribe tu correo y te enviaremos un enlace para que escribas una nueva contraseña.