Martes, 20 de Agosto de 2019

Actualizada Martes, 13 de Agosto de 2019 a las 11:10:45 horas

Edición digital en castellano | Directora: Mamen Casabán I Contacte: 687 284 697 | . Versión impresa
REDACCIÓN
Viernes, 26 de Abril de 2019

"Guerra interna" en Podemos entre los favorables a la coalición y los contrarios

Las elecciones locales del 26 de mayo en Torrent han supuesto un enfrentamiento en el eje central de Podemos. Este proceso ha generado muchísimas tensiones en esta formación, hasta el punto que ha llegado a suspensiones cautelares de militancia, tensiones en asambleas, dimisiones de candidatos a concejales de la lista y una apuesta de apoyo por quien defendió la unidad, hasta el punto de una incorporación en la lista de Izquierda Unida en apoyo a la candidatura de Sergio Fernández, pasando esta tensión por varias etapas.

 

En esta fase, los militantes de Podemos, estaban convencidos, por las explicaciones de su dirección a la que nadie ponía en duda, que estaba muy alejada la posibilidad de poder llegar a un pacto, ya que según la dirección de Verdet, IU pretendía relegar a la cuarta posición a Podemos y además trasladaban que en el caso de incorporar una persona independiente del mundo no militante debería correr cuenta de Podemos.

 

Ante estas premisas inasumibles, se fraguó una candidatura de militantes, preocupados por la inactividad para conseguir una alianza de las izquierdas, que encabezaron el ex secretario general local, de José Català, como candidato a la alcaldía apoyado por el ex dirigente de las JJSS, viniente de los cuadros formativos de Izquierda Socialista, Fernando Vargas, como candidato a liderar el cuerpo de la lista y acompañar como número dos a la candidatura de Català, creando una plataforma de militantes por la unidad de la izquierda, con la firma de un manifiesto que firmaron más de cuarenta militantes.

 

En el momento esta pre-candidatura, consiguió los avales necesarios para convertirse en candidatos, se establecieron contactos con Izquierda Unida, para examinar, antes de seguir adelante con su campaña, las posibilidades reales que esa plataforma, consiguiera solventar las dificultades que se establecían para una alianza, encontrándose con una versión totalmente contrapuesta a la que en las reuniones de Podemos se explicaba a sus militantes, ya que según esta versión, era Podemos, los que pretendía relegar a la cuarta posición a IU.

 

Ante esta grave contradicción, esta candidatura, propuso una reunión auditada con acta, y difundida entre las dos militancias, para intentar desatascar la cuestión, con el objetivo claro, de que si ese era el obstáculo, si alguna de las dos partes no quería quedar como la parte que no decía la verdad, simplemente tendría que renunciar a su posición, y así el obstáculo quedaba salvado. O por el contrario, mantener el obstáculo, pero sabiendo todo el mundo de forma clara y nítida quien era quien bloqueaba realmente el pacto con una propuesta inasumible para la otra parte, aceptada esta reunión por la dirección de Izquierda Unida, incluso cediendo la secretaria de actas a Podemos, de esa futura reunión, se trasladó a la ejecutiva de Podemos, por parte de Català y Vargas, pero esta guardó silencio en su respuesta hasta conocer el resultado de sus primarias.

 

El resultado de las primarias fue una fragmentación total de posicionamientos, venciendo por la mínima Verdet (51,4%), frente a Català (48,6%); consiguiendo los partidarios de este último los puntos suficientes para colocarse en puestos importantes de la lista. De esta forma Vargas llegaba a ocupar el puesto número 3, quedando el segundo más votado en las elecciones al cuerpo de la lista, que elegían del número 2 al 25 de la misma.

 

Una vez pasada las primarias, la parte favorable a favorecer una confluencia, empieza a presionar, exigiendo una respuesta a esa reunión propuesta, y la dirección local reacciona con negando la versión expuesta por IU, pero a la vez rechazando dicha reunión.


Con todo este proceso, los partidarios de Català y Vargas, decidieron que no podían dar apoyo, a una lista que había reconocido que no tenía programa, y que además, habían sufrido sus mentiras permanentes. Con lo que sumado, a que estos ven con muy buenos ojos el liderato del activista Sergio Fernández, decidieron apoyar la única candidatura que, de verdad, a puesto todo de su parte para lograr la confluencia de izquierdas.

 

Después de todo este varapalo, Podemos, envió una nueva propuesta a IU, a menos de setenta y dos horas para finalizar el plazo de inscripción, en el que proponía una lista cremallera con Izquierda Unida, que encabezaba Podemos. Izquierda Unida, contestó a esto, con una contrapuesta, aceptando, con la condición de que si solo salía un concejal, se repartieran ese concejal a mitad de legislatura. Izquierda rechazó su propuesta final.

Comentarios

Comentar esta noticia

Normas de participación

Esta es la opinión de los lectores, no la de este medio.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.

La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad

Normas de Participación

Política de privacidad

Por seguridad guardamos tu IP
3.226.251.205

Todavía no hay comentarios

Quizás también te interese...

Con tu cuenta registrada
Olvide mi contraseña

Escribe tu correo y te enviaremos un enlace para que escribas una nueva contraseña.