Lunes, 27 de febrero de 2017 |Última actualización: Viernes, 24 de febrero de 2017 18:32 |
Siguenos en: Facebook LA OPINIÓN Twitter LA OPINIÓN Flickr LA OPINIÓN
Edición Digital Difusión diciembre: 35.280 Visitas | 12.773 usuarios únicos Directora: Mamen Casabán
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 14 de diciembre de 2015
COLUMNA ANDRÉS CAMPOS (PSOE)

Tú decides

Guardar en Mis Noticias.
REDACCIÓN

Han pasado pocos meses desde que una gran parte de la sociedad se pronunció mayoritariamente pidiendo cambios de forma generalizada. Pocos meses desde que los ciudadanos y ciudadanas decidieron, cansados ya de desahucios, recortes, tarjetas Black, copagos, corrupción, reforma laboral, desempleo, éxodo de estudiantes y de talento. Cansados de gobiernos déspotas autoritarios, que están alejados de la realidad.
Han pasado pocos meses desde que votamos cambio. Esa expresión mayoritaria de cambio, ese grito como contestación social a las barbaridades del PP, esa crispación  surgida ante tanta corrupción e inoperatividad, hoy parece más relajada. Más relajada no porque la sociedad en general no siga deseando un gobierno diferente, sino porque el mes de mayo de alguna forma sirvió de terapia y para relajar a una sociedad que sigue anhelando una mejor opción.

 

 

El Partido Popular y Mariano Rajoy lo saben, y quieren aprovechar esa relajación y la época navideña para poder pasar de puntillas por estas elecciones, y mantener esperanzas aritméticas de gobernar. Jamás un presidente agotó, hasta el máximo permitido, la legislatura para apurar sus opciones y hacerlas coincidir con una época tan entrañable como es la Navidad. Tenemos un presidente que juega con las reglas y con los tiempos para que el viento le sople a favor, capaz de esconderse tras un plasma o negarse a debatir. Que tiene como "life motive" esta lindeza que nos dejó en una entrevista: «A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, que también es tomar una decisión.»

 

Sé que las fechas, la desafección política, el silencio, el no dar la cara como presidente y puede que hasta las elecciones de mayo sean las cartas de Rajoy, pero no lo podemos consentir. No podemos dejar pasar el 20 de diciembre y perder la oportunidad de cambiarlo todo. El 20, al contrario de lo que opine Mariano, sí que tomaremos decisiones y optaremos por recuperar el talento, por acometer una reforma laboral justa, por garantizar en la constitución una inversión mínima en educación y sanidad, por acabar con los problemas estructurales de desempleo, por erradicar los desahucios y la corrupción. Porque el 20 de diciembre y en estas navidades, el mejor regalo es una esperanza de cambio y vislumbrar un futuro mejor y más justo.
 
El 20 de diciembre no pasará de puntillas, sino que pasará a la historia por ser el inicio de un cambio real y efectivo. Tú decides.

La Opinión de Torrent
LA OPINIÓN • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress